Retención de talento: El onboarding es clave

Mide y mejora el proceso onboarding escuchando a tus equipos.

Retención de talento: El onboarding es clave
Collage: Gonzalo Pizarro D.

En Pipoll estamos implementando la encuesta de onboarding, un instrumento que es parte del módulo que permite medir, evaluar y enriquecer con datos el ciclo del colaborador. En este ciclo el proceso de onboarding es clave porque los primeros momentos, días, semanas y meses de una persona nueva en una organización sientan las bases para que esa persona y la empresa puedan desarrollarse y maximizar su potencial.

La primera vez que escuché la palabra onboarding para referirse al proceso de integrar a una persona nueva a una empresa, lo primero que me imaginé fue el onboarding de un barco. Me gustó esta analogía. Pensé en todos los protocolos que deben cumplirse para asegurar que se suba el pasajero correcto, en lo importante que es que te reciba un tripulante con un saludo amistoso, o que el capitán del barco sepa cómo llevar el barco a su destino.

Las organizaciones se juegan mucho durante el período de onboarding de las personas. Un artículo del Harvard Business Review detalla que el 32% de los ejecutivos califican su experiencia de onboarding como "debajo del promedio" o "pobre". Y por supuesto que para la empresa (y quienes la integran), que se vaya una persona talentosa o prometedora es un error muy costoso. Agreguémosle a esto un dato muy revelador: ¿Sabías que hasta el 20% de la rotación de los empleados ocurre en los primeros 45 días?

Entonces el onboarding es clave para la retención de talento, pero ¿cómo hacer para realizar un proceso de onboarding exitoso? Aquí te mostramos tres ideas concretas para conseguirlo

1. Genera un proceso de onboarding estandarizado

Cada cargo debe tener una secuencia de pasos a seguir y esa lista de pasos es igual de importante que preocuparse porque se cumplan. Para definir estos pasos conversa con las personas de tu organización para entender qué valoraron al entrar a trabajar a la empresa y qué ideas nuevas creen que podrían agregarle más valor al entrar a trabajar a su área. Entre estos pasos puede estar: Enviar un correo de bienvenida, entregar un kit de bienvenida, generar una presentación con todos los miembros del equipo, hacer un recorrido por las instalaciones, identificar las necesidades tecnológicas y resolverlas, designar a un compañero o compañera para que resuelva dudas cotidianas del día a día, entre otras.

2. Haz que el proceso perdure en el tiempo

Mantén el impulso y conserva la cercanía con el nuevo integrante del equipo. Genera reuniones periódicas por al menos tres meses para conversar sobre su proceso de onboarding y la adaptación a los equipos de la organización. Escuchar y tomar decisiones acorde generará una sensación de cercanía, confianza y pertenencia.

3. Evalúa el proceso de manera constante usando datos

Hacerlo te permitirá conocer el nivel de satisfacción de los nuevos integrantes de tu organización, así como generar métricas del proceso onboarding en general. De esta forma podrás ir tomando decisiones en base a datos, generar objetivos concretos y de paso fortalecer la cultura de tu empresa. Los datos son claves para persuadir a quienes deben tomar decisiones relevantes respecto a acciones y presupuestos en el área de recursos humanos, te permitirá validar ideas nuevas y darle consistencia a tu trabajo.

Cada organización tiene sus propias características, por lo que todas estas acciones pueden y deben incorporar esa cultura. Por ejemplo, cuando llegué a Pipoll aparte de conocer a las personas, recibir una bienvenida y hacer el tour por las oficinas, tuve que aprender a preparar café de grano para todo el equipo porque en Pipoll el buen café es importante. Otra idea y que algunas empresas hacen es generar un sistema de buddies, en que a cada nuevo integrante del equipo le asignan una especie de mentor que tiene tareas muy específicas que debe cumplir para integrar de manera eficiente al compañero/a nuevo/a.

Independiente de las acciones que realices es muy importante tener en cuenta que una organización cuya cultura valora un buen onboarding va más allá y se embarca de manera consciente en pensar estos procesos, medirlos y mejorar. En Pipoll desarrollamos una encuesta específicamente para evaluar el proceso de onboarding. Es una encuesta corta que ayuda a los líderes de las organizaciones con las que trabajamos, y a sus equipos de recursos humanos, a recopilar información clave con cada nueva contratación de manera 100% automática. Recoger datos sobre la satisfacción de las personas, la eficacia y calidez de los procesos de orientación y la probabilidad de quedarse de los nuevos talentos, permite que las prácticas de onboarding mejoren y con esto también mejora el rendimiento, la satisfacción y la tasa de retención de las personas en las organizaciones.